Comer de «tupper» en la oficina

//Comer de «tupper» en la oficina

Comer de «tupper» en la oficina

¿Qué puedo comer en la oficina?

Después de las vacaciones, nos toca volver a adaptarnos a la rutina diaria; colegio, trabajo, tareas del hogar…Tenemos que planificar horarios, y a veces con tantas responsabilidades nos queda poco tiempo para el ocio.Algo que nos suele quitar mucho tiempo libre es ir al super a hacer la compra u organizar todas las comidas de la semana. La cosa se complica cuando no podemos volver a casa para almorzar y tenemos que llevarnos el tupper con comida a la oficina.

A veces nos falta tiempo e imaginación para comer sano, por eso solemos picar cualquier cosa o bajar a comer el menú del bar de al lado. Pero ni lo uno ni lo otro es algo que debamos hacer a diario. Si comes poco no podrás rendir bien las horas que te queden por la tarde. Y, por el contrario, si nos atiborramos en algún restaurante, corremos el riesgo de que el sopor y la comida con exceso de grasa nos amargue la tarde.

Nuestros Consejos

Comer sano y quedarte satisfecho en la oficina es posible, por eso os ofrecemos algunos consejos para que no os comáis mucho la cabeza el próximo día de tupper.

  • Escoge ingredientes que aguanten bien la temperatura ambiente. Sobre todo si no dispones de nevera en tu trabajo. Cuando elijamos carnes o pescados, debemos de asegurarnos que estos estén perfectamente cocinados.
  • El día que preparemos ensaladas, lo ideal es rociar nuestras verduras con un poco de limón para que no ennegrezcan. También es mejor aliñarlas en el momento de tomarlas y no en casa, así se mantendrán más frescas.
  • Ingredientes como pasta hervida, arroz en blanco, legumbres, tortillas, croquetas son buenísimas opciones para incluir en el “tupper”.
  • Recuerda llevar un tupper del tamaño apropiado y que se cierre herméticamente. Los tarritos de cristal vienen genial para llevar salsas o sopas.

La ensalada en tarro, la combinación perfecta.

Algo que funciona estupendamente para llevarse al trabajo son las ensaladas en tarro. Los tarros de cristal conservan perfectamente los alimentos, una vez preparada, la ensalada en tarro puede aguantar hasta 4 días en la nevera. Además de ser una receta muy fácil y rápida de hacer, la ensalada queda tan bonita que incluso te dará pena comerla. Puedes ir variando los ingredientes cada día, solo tienes que tener en cuenta esta sencilla fórmula:

  1. El aderezo. El líquido que aliña la ensalada es lo primero que debe ir en el frasco, debe quedar al fondo del todo. Dos cucharadas es más que suficiente.
  2. Vegetales Crujientes. Aquí debes colocar los ingredientes que no absorben aderezo para que actúen como una barrera entre lo húmedo y lo seco. Por ejemplo: zanahorias, pepinos, brócoli, pimientos…
  3. Vegetales suaves o frutas: Tomates, aguacate, maíz, calabacín, calabaza o boniato asados.
  4. Proteínas o cereales: Añade pasta, arroz, garbanzos, frutos secos…O si lo prefieres algo de pollo, huevo o queso, ¡lo que más te guste!
  5. Hojas verdes: Son las más delicadas por eso deben ir arriba del todo. Utiliza las que quieras como rúcula, espinacas, canónigos etc.

Como veis con esta fórmula podéis comer sano y variado cada día, incluso podéis hacer varias ensaladas distintas y dejarlas preparadas en frigorífico para el resto de la semana. ¡Se acabaron las excusas!

By | 2017-12-13T10:32:14+00:00 septiembre 28th, 2017|Alimentación|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment